pingüino al horno

Yo pensaba que los pingüinos eran incomibles, porque lo había oído decir, y mis compañeros eran de la misma opinión y también por referencias; pero ahora podemos afirmar lo contrario, pues hoy los hemos comido salteados y han merecido nuestra aceptación.

del diario de viaje de josé maría sobral, primer argentino en dormir en la antártida

años después, la legión compuesta por arzuaga, raldes, papa, álvarez, costa y compañía repetiría la experiencia

1 thought on “pingüino al horno”

  1. Cuando estas desesperado te podes morfar un pinguino pensando que es bueno, aparentemente es un problema de todos los argentinos.

Comments are closed.