Juego de llaves

Que feo que es tocarle el timbre a la novia de un amigo un domingo a las 8:30 de la mañana porque volves de ver a Deep Dish y te olvidaste la llave de tu casa la tarde anterior.
Y más feo es agarrar la llave, bajar y que la puerta del edificio esté ahora extrañamente cerrada, por otra llave, no la tuya, y entonces tenes que esperar un tiempo en principio indeterminado para no volver a subir como un imbécil para pedir que te abran la puerta, todo mientras una vieja con cara de Chiche Gelblum te hace preguntas del tipo: “¿Qué hace usté acá!!!?”

Update: Ja, me cagaron a pedos asi que hay un pequeña edición en este post.